sábado, 3 de abril de 2010

Palabras

La palabras son el mejor invento que ha creado el hombre. Ella te permiten reflejar lo que sientes, te dejan crear historias que nadie conoce, y son capaces de transmitirte algo tan intenso que te hagan reir, llorar, enfadarte...
Pero cuando las palabras no tienen sentido, nadie las comprende. Podrías tener la historia mas increíble, fascinante y especial en tu cabeza, pero si las palabras que describen tu trama son ilegibles, nadie verá esa historia como algo especial.
Aunque para algunos momentos, las palabras me parecen inútiles. Si amas a alguien, al decírselo sientes que aún te quedan muchas palabras más para demostrarlo, por ello utilizamos los abrazos, los besos, las miradas, las sonrisas...y estos reflejan un poco más lo que las palabras no pueden hacer.

En ocasiones siento que la palabra en mí es solo algo más. Algo que no llenará mi vida, solo escribiendo... no alcanzaría nada importante. En otras personas las palabras son imprescindibles en sus vidas, y por ello día a día se esfuerzan en mejorar. O simplemente disfrutan leyendo libros y escribiendo, solo porque les gusta.
No voy a negar que me guste esto de plasmar mis sentimientos en palabras, o inventar historias y escribirlas después. Aunque algunos digan que son buenas historias, o que las describo bien... es difícil de creer al contemplar después sus relatos, infinitamente superiores a los míos.
Y sé que no es una competición, pero cuando una persona lleva toda la vida siendo comparada por los demás y después de muchos años dejan de hacerlo, ella empieza a hacerlo, aunque siempre haya odiado a los que lo hacían.

Tampoco niego que piense que mis relatos o historias me gusten. Si las escribo y las muestro es porque realmente me satisfacen. Por eso voy a continuar, aunque sienta que cada día vaya a peor. Aunque me hunda el hecho de compararme. Aprenderé a dejar de hacerlo, aprenderé a mejorar y domesticaré a las palabras para que formen los textos que quiero crear.

4 comentarios:

  1. Nunca hay que rendirse en el empeño de luchar por las cosas que queremos o nos gustan

    ResponderEliminar
  2. Todo el mundo nace sabiendo respirar, sieh

    ResponderEliminar