domingo, 5 de septiembre de 2010

Mirada

Son marrones como el chocolate
con ese brillo de felicidad extrema,
que acompañan tu sonrisa y hacen
amagos de encontrarse mis lentas
caricias, piel de terciopelo, amarte
es tan fácil como tenerte cerca.

[No olvides que es chocolate aguado está malo.]

1 comentario: