jueves, 26 de agosto de 2010

Fracasos

Los fracasos más humillantes
de ese hombre de pelo blanco,
perdido todo está, en su semblante
ni la tristeza se percibe, bajo
su oscuro pasado se esconde.

-"¿Qué te pasa, hombre de mirada
perdida, que parece flor marchita
en un prado verde lleno de esperanza?"

-"Perdido todo está.-le dijo el hombre
al ente sin rostro.-Ahora tan solo vagar
sin rumbo en el edén de mi tristeza.¡Oh, pobre
de mí, que sin nada me quedé por no pagar
esa deuda pendiente! Ya nada queda."

-"¿Si la solución fuera dejar de ver
el fracaso, a cambio de entregar tu corazón
desangrado, que ni late, que ni duerme...
aceptarías el trato?"

Sin opciones diferentes el hombre acepta
encantado. Más su tristeza aumenta, el ente
le ha engañado. Sin ojos ni corazón, espera
su destino; que la muerte se lo lleve
a las oscuras entrañas de la Tierra.

1 comentario:

  1. Terribles pecados debieron ser para querer perder el corazón

    ResponderEliminar