domingo, 10 de enero de 2010

Unidentified Room

Me adentré en una habitación blanca, la cual, entre cada azulejo de la pared había una pequeña línea negra, que indicaba que no habían limpiado ahí en mucho tiempo y el mármol del suelo era pegajoso y tenía un color algo grisáceo. Todo ello irradiaba una extraña sensación paranormal. La luz era provocada por unos tubos fluorescentes que de vez en cuando parpadeaban con riesgo de apagarse totalmente en cualquier momento. Dentro de esa habitación, habían salientes con puertas blancas de madera, un poco rotas por los bordes y con algún trozo marrón debido al descuido a lo largo de los años. Debajo de las puertas, había un espacio entre ellas y el suelo, y sobre ellas, otro mas grande para no llegar al techo, y detrás de las puertas, simples inodoros. La habitación parecía un servicio de hospital, y era un pasillo largo y estrecho con muchas puertas. No se escuchaba nada, salvo mis pisadas y mi respiración entrecortada.

De pronto, escuché la cadena de metal sacudirse en la última puerta y cómo si alguien tirase fuertemente de ella, produciendo que el sonido del agua saliendo y entrando violentamente del inodoro hiciese eco en aquella habitación. Y seguidamente, el contiguo a este. Hasta que todos producían mucho ruido que se fue mezclando con risas de mujeres que provenía de un pequeño hueco al final de la habitación, donde solo había una bata de enfermera colgada en un gancho, una fregona sucia y un cubo azul sin agua. Sentí algo húmedo en mis pies, miré hacia abajo y vi un pequeño charco de agua que se fue formando a lo largo que los inodoros expulsaban el agua al exterior de ellos debido quizá a alguna avería...o a algún efecto paranormal.

Lentamente levité para no mojarme los pies y me asomé en cada servicio para ver si había algo que explicase tal acontecimiento. En el primero no había nada, el segundo tampoco me mostró nada nuevo del anterior. Las risas de las mujeres no habían cesado, pero eran más leves y cada vez que avanzaba se hacían más fuertes. En el tercero aumentaron aún más y ví una sombra huir por debajo de la pared que unía un servicio con otro hasta el siguiente, y yo la perseguí por encima hasta el último servicio. La sombra se escondió tras la bata de enfermera que anteriormente había visto. Me situaba en el penúltimo servicio y las risas eran casi dolorosas para el oído humano. Pero me acerqué sin vacilar a la bata y en mi último paso para situarme frente a ella, las risas cesaron. Fue cuando retiré bruscamente la bata el momento en que las risas ya estaban dentro de mi cabeza, torturándome los oídos, y una ráfaga de viento me empujó violentamente dando piruetas en el aire hasta el tercer servicio. Miré de nuevo hacia el final de la habitación y vi tres mujeres flotando frente a mí. Aunque si miraba el cuerpo de las mujeres podía ver lo que había detrás de ellas. Entonces me persiguieron por toda la habitación y algo que antes no estaba, apareció frente los servicios. Un espejo.

La luz de los fluorescentes vacilaban aún más que al principio y las tres almas de las mujeres me atraparon y me colocaron frente al espejo. La luz se fue y en el espejo ví a las tres mujeres de un color blanco reluciente y en el centro de ellas, solo pude ver mi rostro horrorizado antes de que esas mujeres me arrojaran hacia el espejo, que me tragó y me impidió saber quienes eran esas almas, por qué estaban allí y que sucedió hace años en aquella habitación.

7 comentarios:

  1. Fantástico!!! Me encata. Escribes muy bien ^^ Se me pone los pelos de punta¡¡ O.O
    PD:Sigue así^^

    ResponderEliminar
  2. Está genial!! Me ha gustado mucho ^^
    Qué miedo...

    ResponderEliminar
  3. >///< Exagerais, pero muchas gracias, vuestros comentarios me suben mucho el ánimo ^^

    ResponderEliminar
  4. No exageramos, de verdad que nos gustan si no no lo diriamos^^

    ResponderEliminar