sábado, 17 de octubre de 2009

Peculiares aromas

Un perfume toca mi piel, su aroma peculiar consigue descontrolarte. Siento tu cuerpo, que se apodera de mí. Tus labios besan freneticamente los míos, se apoderan de mi cuello, buscando el lugar donde se encuentra ese aroma. Te siento, cálida y temblorosa. Tus manos me buscan, me acarician...

Respiraciones acompasadas, aumentando. La calma llega, seguida de un beso dulce, suave y largo.
Ojalá no termine nunca ese beso. Me hundo en tu aroma y tu calor, mientras descanso en tu hombro, cubierta por tus brazos, que me confortan y me hacen rozar el cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada