lunes, 5 de octubre de 2009

Todo perdido

Lágrimas caen de mis ojos, al sentir como muere una gran parte de mi ser. No deseo más que cerrar los ojos y no volver a abrirlos jamás, reunirme con aquella a la que amé mientras aún vivía y sigo amando con cada fibra de mí ser. Esperando una llamada que nunca llegará. Lamentando la pérdida de sus besos, sus caricias, su mirada tierna y protectora… Esa noche lo perdí todo, mi hogar y mi vida. Contemplando como derrumban brutalmente aquel lugar donde me crié, escombros en la claridad del día. Buscando un lugar donde poder empezar de nuevo, pero no tengo ánimos de seguir. Quiero caer al suelo, encogida, mientras la pena me envuelve, amarga, mortal… agotar las lágrimas que me quedan, y no sentir nada nunca más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada